Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

“La Noche que Nadie Duerme” una “velada” tradicional de Huamantla

Durante “La Noche que Nadie Duerme”, en Huamantla, las calles son adornadas por extensos tapetes monumentales hechos por artistas locales.

Tlaxcala resguarda una de las festividades más coloridas, donde se dan cita la gastronomía y diversas familias de artistas en su tradicional “La Noche que Nadie Duerme”, uno de los eventos más populares de la “Huamantlada” y aquí te decimos en qué consiste.

“La Noche que Nadie Duerme” en Huamantla es un evento que va más allá de mantenerte despierto durante toda la noche del 14 de agosto y madrugada del 15. El evento principal está ligado a decenas de familias de artistas que crean coloridos tapetes o alfombras monumentales en las calles, hechos con aserrín, semillas, flores y otros artilugios decorativos para honrar a la Virgen de la Caridad.

“La Noche que Nadie Duerme” comienza alrededor de las 14:00 horas con miles de kilos de material que comienza a ser puesto cuidadosamente sobre el asfalto para dar forma a sus tapetes de varios kilómetros y donde destacan formas geométricas y diseños que hacen referencia a la Virgen de la Caridad. Esta es una forma de agradecerle las cosechas de la temporada, la salud, favores particulares y comunales.

Pero “La Noche que Nadie Duerme” no culmina con cerca de 12 horas de trabajo de los artistas locales que puede ser apreciado en todo su esplendor por senderos señalizados para la larga caminata. Una vez que los pobladores terminan con este arte efímero, alrededor de la medianoche de la Basílica sale la imagen de la Virgen de la Caridad para dar comienzo a la procesión.

Este paseo se acompaña de rezos, plegarias, ovaciones y fuegos pirotécnicos. Hay quienes aseguran que el origen de esta festividad se encuentra en la celebración prehispánica en honor a Xochiquetzalli, diosa de las flores y la fertilidad.

Mientras los pobladores continúan con la procesión, en otras calles se ofrece delicias gastronómicas, ya sean en sus restaurantes, bares o cantinas que dejan satisfechos a aquellos que se atreven a probar de todo.

Este espectáculo multicolor en Huamantla culmina cerca de las 5 de la mañana, cuando las cortinas de los negocios bajan y los tapetes monumentales comienzan a ser levantados por los servicios de limpia locales.

Las fotos en “La Noche que Nadie Duerme” se hacen imprescindibles, ya que realmente se trata de un trabajo artístico que lleva al límite a sus creadores para crear formas que destaquen por sí solas.

Fuente: Forbes México

Sign Up to Our Newsletter

Be the first to know the latest updates

[yikes-mailchimp form="1"]